[Reseña] Cornelius: Mellow Waves + Ripple Waves

Después de mas de una década sin un disco propio, Keigo Oyamada vuelve a deleitarnos con su peculiar música

Y es que desde Sensous (Warner Music, 2006) el compositor tokiota decidió centrarse en colaboraciones con otros artistas aprovechando lo que mejor sabe hacer, esa deconstrucción de la música que le ha hecho colaborar con gente como Beck, Yoko Ono y su Plastic Ono Band o los eternos componentes de Yellow Magic Orchestra. También le ha dado tiempo a crear bandas sonoras como en el anime Ghost in the Shell Arise o componer la música de un programa educativo de televisión de la NHK llamado Design Ah. Y por supuesto, formando parte de Metafive, el supergrupo del que ya hablé en la entrada de los mejores discos de la era Heisei.

Pero, para Oyamada, ya era hora de volver a ser Cornelius. Pero no el mismo de siempre, sino uno más maduro. Y que le dejaran cantar, como dijo en una entrevista contestando el porqué quería sacar un nuevo disco.

Mellow Waves

Portada de Mellow Waves

A pesar de su larga ausencia, escuchamos un sonido muy familiar que sigue la senda marcada por su anterior trabajo. Sin embargo, es cierto que hay una pátina clara de madurez en la música. Hay que recordar que Oyamada nació en 1969, divorciado de Takako Minekawa antes de la grabación de este disco. Es un cincuentón que, a pesar de haber madurado, todavía se siente un niño jugando a lo que mejor sabe: manipulando música.

Y es que desde los primeros segundos de If You’re Here notamos como se ha dejado muy de lado el pastiche sonoro que escuchábamos en sus anteriores discos, en especial en Fantasma, su álbum mas aclamado (Trattoria, 1997) y pasa a un sonido mucho mas sereno y relajante que ya se atisbaba en Sensous. Eso sí, sin dejar de lado su tendencia a juguetear con sus composiciones con su famoso “corta y pega” a modo de collage que le ha hecho famoso procedente del pasado Shibuya-Kei, del que fue uno de los iconos. Sin embargo, poco queda ya de ese sonido en la obra del japonés, sobretodo desde la salida de Point (Warner Music Japan, 2001).

Desde el cambio de ruta marcado dicho disco, distintos elementos sonoros han representado los trabajos solistas de Cornelius: Campanillas de cristal en Sensous y el agua en Point. Según el mismo Oyamada el trémolo es el elemento que marca Mellow Waves en su sonido, por el parecido a una onda continua. De hecho, la genial portada del disco ya lo da a entender.

De las 10 canciones que nutren este trabajo, casi todas se centran en el amor arropado por muchos toques de melancolía. Sin embargo, tambien hay espacio a pistas mas upbeat como In A Dream, que recuerda a trabajos previos que ya he mencionado. Seis de las canciones del disco cuentan con un apoyo visual, gracias a que cuentan con su propio video, como ya es costumbre en el artista.

En el disco, colabora en las pistas 1,3 y 8 componiendo las letras, uno de tantos artistas coetáneos de Oyamada, Shintaro Sakamoto, ex de Yura Yura Teikoku, grupo y posterior solista que tenéis que escuchar ya, siendo el responsable de ese toque blues que impregnan dichas canciones. La otra colaboración es con su propio tío, el artista Tadayoshi Nakabayashi, que ilustra la portada y el estudio de diseño gráfico Help!, recurrentes colaboradores del japonés.

Sé que Mellow Waves no es para todo el mundo, pero siempre hay que dar una oportunidad a cualquier trabajo de Keigo Oyamada.

Ripple Waves

Portada de Ripple Waves

El pasado septiembre salió la continuación de Mellow Waves. No es un disco nuevo, más bien es una recopilación de versiones de algunos de las canciones del disco principal. Lo curioso y reseñable es que las nuevas canciones tienen mucho que ver con el Cornelius de hace unos años: Audio Check Music recuerda a Mic Check (Fantasma) por el uso de “metamúsica”. Con Audio Architechture igual, demuestra las posibilidades que tenemos al modificar a nuestro gusto las herramientas para crear sonidos a modo de lección. Y en Not Bad This Feeling nos recuerda a la época del llorado Shibuya-Kei, en una pista que parece más del estilo de su rival y antiguo compañero en Flipper´s Guitar, Kenji Ozawa.

Aparte de estas nuevas canciones, podemos escuchar una versión en vivo de In a Dream en el programa de Youtube NPR Music’s Tiny Desk Concert. Para terminar nos encontramos ante seis remixes y versiones alternativas, siendo lo mas destacado la reimaginación de The Spell of a Vanishing Loveliness a cargo del grupo Lo-Fi americano Beach Fossils Rework y las remezclas de las leyendas Haruomi Hosono y Ryuichi Sakamoto.

En definitiva, estamos ante uno(s) de los discos más interesantes del panorama nipón, que esperamos no esperar otra década sin otro trabajo en solitario de Keigo Oyamada. Nos lo merecemos mas a menudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s