A pesar de todo, necesitamos una Mega Drive Mini

La noticia más importante del último SegaFes (algo descafeinado para mi gusto) ha sido las novedades anunciadas de la prometida Mega Drive/Genesis Mini. Se ha podido tocar, probar, se han dado a conocer 10 juegos de los 40 que contendrá, las diferentes versiones del sistema, el precio y hasta la longitud del cable de los mandos.

Todo pinta muy bien, a pesar de no dejar de ser otra consola mini. Despues del fracaso que ha sido la Playstation Classic Mini y la decisión de Nintendo de descontinuar tanto la Nes mini como la Snes mini y no dar pistas sobre una supuesta Nintendo 64 en miniatura, parece que Sega ha llegado tarde a la fiesta.

Pero ni mucho menos. Las siguientes razones que he recopilado me parecen muy potentes para no dejar de lado a la consola mini de Sega.

La Mega Drive Mini PAL.

Aunque sea de una manera diferente, vamos a tener a nuestra disposición un nuevo hardware doméstico de Sega

Soul Reverse y su cabinet que corre bajo el último hardware de Sega: ALLS.

Nunca ha terminado de irse si nos referimos a placas arcade. Como ya dije en su momento, en el hardware doméstico es cierto que Sega no hace nada desde Dreamcast, pero el hardware arcade nunca lo abandonó. Sega tiene placas arcades desde la Naomi 2 que nunca tuvieron réplica en sobremesa como sí se hizo con Dreamcast. Por ejemplo, la Sega Nu o ALLS en la actualidad son las “consolas” actuales de Sega, si se me permite hacer dicha comparación.

Vamos, que nunca ha desaparecido del todo del negocio, pero prácticamente sólo esta sensación es palpable en Japón. Otra cosa es que esas placas posteriores a Naomi sean simples PCs con CPUs Intel (Core 2 Duo, Core i5 etc.) usando Windows y montando GPUs GeForce GTX, pero bueno, no deja de ser hardware.

¿Sega Toilet se considera hardware? Sí, esto está fabricado por Sega.

El desarrollo de Mega Drive Mini abre la puerta a futuro hardware doméstico de la compañia del erizo azul. Hiroyuki Miyazaki (jefe del proyecto) ya ha dicho que, si hay demanda, considerarán nuevas versiones de otras consolas de Sega.

Una replica a escala de la consola más icónica en occidente de Sega.

Vale, a los japoneses puede que Megadrive no les diga gran cosa, pero en occidente está claro que es la consola de Sega más famosa con diferencia. Parece que en Sega están abiertos a más consolas mini, pero los japoneses tendrán que esperar diez años más para que su querida Saturn vuelva a las tiendas, según Miyazaki.

A los europeos nos llega con dos mandos. En Japón se venderán dos packs diferentes: una con un mando y otra con dos. Por cierto, el empaquetado es un guantazo de nostalgia para los más veteranos.

Porque M2 se encarga de la emulación (en vez de AT Games)

Ojo, según en Famitsu dijeron que no iban a ser versiones con añadidos como en los Sega Ages o los 3D Classics. Para hacernos una idea de la emulación que ofrece M2 quien tenga una 3DS o Switch puede probar el Sonic 1 y 2, Altered Beast o Gunstar Heroes ahora mismo. Sobre la decepción que supuso saber que en un principio AT Games iba a encargarse de la consolas, Miyazaki, en IGN, ha recalcado que:

“AtGames no está involucrada — ni en los ports, ni en el software, los materiales o los mandos. AtGames no está aquí en absoluto. Ni una pizca. Decídselo a todos”.

Lo cual es sinónimo de calidad y tranquilidad para los próximos usuarios.

Lo mejor de 3DS.

Su catálogo

En un número de Famitsu de octubre de 2018 se habló de algunos detalles que la consola mini. Si damos por válida esta fuente nos podemos hacer una idea de cómo se formará el catálogo.

Básicamente lo que se dijo fue que:

-Solo un juego por saga

-Nada de 32X y Mega-CD

-Negociaciones con terceras compañías para incluir juegos de thirds

-Posibilidad de abrir votaciones para que los fans decidan que juegos incluir

– Juegos que dan problemas, ya sea por licencia o por mala emulación.

– No van a ser conversiones como los Sega Ages/3D Classics.

Varias de estas declaraciones se están cumpliendo: votaciones, thirds, un juego por saga. Otras están por ver, como la aparición de Virtua Racing o los juegos de licencias Disney, OutRun y su Ferrari, juegos deportivos…

Pero, por ahora sabemos que 10 juegos de los 40 con los que contará la consola. Los anunciados en occidente son estos:

Quitando la sorpresa del Castlevania, los demás se esperaban.

En Japón, estos:

Selección bastante parecida a la occidental. Puyo Puyo 2 no deja de ser Mean Bean Machine. Que se opte por Sonic 2 es una ventaja. Una pena que Rent a Hero y Madou Monogatari no estén traducidos oficialmente…

Y parece que en Asia van a tener alguna que otra exclusiva, como OutRun 2019 o Sword of Vermillion. Pero por lo que ya han anunciado, vemos una mayor variedad de catálogo escogido si lo comparamos con la Snes Mini.

Tambien se ha dado a conocer que, en juegos como Castlevania, será posible elegir jugar a versiones diferentes (PAL, NTSC-U y NTSC-J). Así que no es mala idea optar por comprar una u otra versión de la consola simplemente por estética. Personalmente me gusta mucho la versión japonesa, y que tenga mandos de 6 botones es un plus. Claro está, nunca estaremos contentos con la selección escogida, pero posiblemente se pueda ampliar vía hack como ha pasado con todas las consolas mini (exceptuando a NeoGeo Mini, que parece que la scene está bastante “paradita”).

El tema de los mandos es subsanable.

Vale que encuentro bastante extraño que en occidente no se haya optado por incluir los mandos de 6 botones, a no ser que el poder de la nostalgia haya pesado tanto para que la gente de marketing de Sega haya optado por el pad de 3 botones.

Pad occidental de tres botones.

Pero todos los juegos son perfectamente jugables con el mando de 3 botones. Otra cosa es que, si se opta por el de 6 botones, podremos jugar mejor a títulos como Street Fighter II: Special Champion Edition (que ya sufrí cuando era pequeño). Por ahora no hay ningún juego anunciado que utilice más de 3 botones, pero se sospecha que el modelo japonés si lleve algún título que sea más recomendable utilizar el mando de 6 al que sí que se incluye este tipo de pads.

Pad de 6 botones japonés. Tiene un tamaño más pequeño que el equivalente occidental.

De todas formas, van a sacar unos mandos licenciados por Sega, que posiblemente sean compatibles con la consola mini ya que, al contrario que las consolas mini de Nintendo, se ha optado por tecnología USB para los mandos.

Sega ha puesto el cariño necesario.

La Mega Drive original de 1988 junto a la mini.

Después de la decepción que supuso saber los detalles de Mega Drive mini al poco de anunciarla el año pasado y posteriormente retrasarla en vísperas del pasado Tokyo Game Show, estaba claro que Sega se ha preocupado por crear un producto que realmente valga la pena. A simple vista, vemos que Sega ha puesto mucho más mimo que el que iba a ser la Mega Drive Mini anunciada en el SegaFes 2018 que no dejaba de ser la última versión de la denostada AT Games. Tanto en las cajas, como en materiales o en el diseño del menú, pinta todo muy bien y detalles como el hueco para cartuchos que se puede abrir y el deslizador de volumen subirá y bajará son “pijadas” que a más de uno le hará derramar una lagrimilla.

Detalles que demuestran el mimo de Sega.

Después de clones de calidad dudosa, se agradece que vayamos a tener una nueva consola de Sega creada con tanto cariño.

Yuzo Koshiro ha participado en la música del menú

Me gusta lo que veo.

Siempre he pensado que Yuzo Koshiro está bastante sobrevalorado por los fans de Mega Drive, al ser bastante fácil ver su nombre en las pantallas de los títulos en los que participaba. Por ejemplo, dentro de Sega, hay compositores que siempre me han gustado más (Takenobu Mitsuyoshi o Hiroshi Kawaguchi, por ejemplo). Pero no hay que negar que no deja de ser un buen golpe de efecto para los muchos seguidores que tiene el compositor de Streets of Rage. Por lo que parece, ha utilizado componentes reales de la Mega Drive original para crear el sonido que escucharemos en el menú.


Larga espera hasta el 19 de septiembre

Juegos icónicos que se podrán jugar vía HDMI (hasta 720p) a un precio aproximado de 80 euros (siguiendo la estela de las minis de Nintendo) no me parece mala compra, ni mucho menos. Vale que tenemos alternativas baratas e incluso gratis vía emulación, otros más caros como el clon de Analogue o simplemente podemos desempolvar nuestras consolas originales mientras intentamos comprar un OSSC y un Everdrive. Pero lo dicho, me parece una manera muy válida para redescubrir (o descubrir) el catálogo de la icónica consola de Sega.

Una pena que Sega vaya dando información a cuentagotas. Por lo que ha dicho Miyazaki en Famitsu es que van a hacer tres rondas más de información antes del E3. La siguiente será el próximo 18 de abril en la misma revista Famitsu y los dos siguientes en eventos por anunciar.

Habrá que esperar un poco más para tener una nueva consola de Sega en las tiendas. Igual tenemos más sorpresas en la segunda mitad del año.

Vivencias y objetividad a propósito del aniversario de Mega Drive


Hoy, lunes 29 de octubre, se cumplen 30 años de la salida de Megadrive en Japón.

Fue mi primera consola de sobremesa, cuando ya estaba moribunda en el mercado, y tengo buenos recuerdos de ella. Mi modelo era el rediseño que hicieron pero la verdad es que me gusta más el original. Por lo que veo, en Japón no se han hecho mucho eco de la efeméride, sólo una web conmemorativa que comparte con Dreamcast y un tweet. No vendió mal allí, pero quedó muy lejos de sus rivales: Super Nintendo vendió cerca de 18 millones, Pc-Engine 8 millones y Megadrive se conformó con algo mas de 3 millones y medio. Me da la impresión que está siendo un aniversario bastante descafeinado. Supongo que el retraso de Megadrive Mini ha tenido que ver. También porque el aniversario en Estados Unidos y en Europa es el año que viene y en dos años, respectivamente.

Sobre mi experiencia, tuve estos juegos:












La verdad es que no me podía quejar, ya que era una época que no se solían tener muchos títulos en la estantería. También ayudaba el cartucho de 6 juegos que traía la consola, claro. Aunque me quedé con ganas de tener juegos como Virtua Racing, Dynamite Headdy, Gunstar Heroes o Sonic & Knuckles (me encantaba la portada), gran parte de mi clase, vecinos y familia tenían una Megadrive, por lo que pude disfrutar de muchos más juegos. También me llamaba la atención la 32X y el Knuckles Chaotix, más que la Mega CD. Menos mal que no las tuve en su momento. Por lo menos nos queda la emulación, el Everdrive, la Mega SG y la próxima Megadrive Mini para los títulos con los que me quedé con las ganas.

Tampoco puedo olvidar mencionar que tuve 2 mandos, uno de 3 botones (prácticamente inservible en juegos que utilizaban 6 botones, como Street Fighter) y otro de 6 botones con turbo, genial para dejar de machacar el mando cuando manejaba a Honda o Chun-Li. La verdad es que lo pienso ahora y qué poca previsión tuvieron en Sega.


De todas formas, he acabado cogiéndole un poco de tirria a Megadrive. Parece que solo exista esta consola, no sólo para los usuarios, sino para la misma Sega. Entre recopilatorios, venta en tiendas online de sus títulos, el “pesado” de Sonic y su larga sombra respecto a juegos posteriores hacen que prefiera hasta la Super Nintendo. También, a causa de su importancia en occidente además de ser clave del éxito de la consola, gran parte del catálogo de Megadrive se compone de juegos deportivos que no son muy atractivos en la actualidad. Encima, gente que se considera fan de Sega (y que después pasaron de Saturn, curiosamente) menosprecia las demás consolas de la compañía, cuando igual no han jugado a ninguna.

Par terminar, como curiosidad, pongo el primer anuncio de Megadrive en Japón protagonizado por Seikou Itou, un rapero y escritor japonés:

Como podemos ver, el claim es bastante potente y suena bien: Visual shock! Speed shock! Sound shock! Uno de los últimos juegos de la consola, Alien Soldier, lo incluía en la imagen de menú.

Siete años después todavía tenían presente el claim. Muy meritorio en publicidad.

En fin, un humilde homenaje para la consola de mi infancia. Pero no sé, para mi gusto le falta “algo”.

O igual le sobran fans. Me explico:

Vivencias y objetividad en lo retro: el caso de Megadrive

Suelo ser más o menos asiduo a foros, que todo el mundo conoce, donde hay bastante actividad dentro del mundo “retro”. El caso es que me he dado cuenta que hay ciertas consolas sagradas que no se puede decir nada en contra. Sobre todo de la generación de las “16 bits”.

Por ejemplo, hace unos meses en uno de estos foros, hubo una encuesta en la que el tema era que consola preferías si tuvieras que elegir una: ¿de 16 bits o una Sega Saturn? Ganaron los 16 bits donde los RPG de Super Nintendo inclinaron la balanza, aunque Saturn se defendió con uñas y dientes hasta el final, llevando la delantera durante bastante tiempo. Personalmente, no sabría qué elegir en esta encuesta.

Anteriormente, en el mismo foro se hizo una encuesta similar: ¿qué consola de Sega es la mejor? Ganó Megadrive con amplia diferencia, Dreamcast se llevó la mitad de votos que la primera y Saturn junto con Master System compartían farolillo rojo.

El menú del enésimo recopilatorio sobre Megadrive, ataca directamente a los recuerdos de los que antaño eran jóvenes.

Pero ¿porqué gana Mega Drive? Por los “ports” de Capcom o SNK no será, desde luego. ¿Juegos de conducción? Virtua Racing no puede competir con Sega Rally o Metropolis Street Racer. No veo un Tomb Raider, ni Resident Evil y, por supuesto no veo un Shenmue. La excusa de Sonic no me vale, entre recopilatorios y posteriores entregas hacen que sea muy factible elegir otra consola como Saturn o Dreamcast e incluso Master System. Con esto no digo que no hayan juegos en Megadrive ni mucho menos, sólo digo que hay géneros en los que se queda coja en comparación a las demás. Y claro está, por tecnología no puede competir con consolas posteriores a ella.

Las dos últimas consolas de Sega tenían su contrapartida en los salones arcade, mientras que en Megadrive no llegó a ser un tema primordial (sí que hay una placa basada pero no era una placa System-16). No hay más que ver las conversiones de Altered Beast u Out Run (aunque los “ports” de Model 2 a Saturn también tienen lo suyo). Para un fan del género de las plataformas sí que puede que sea la mejor, pero creo personalmente, que la consola más famosa (en occidente) de Sega no es la mejor de dicha compañía.

Megadrive Mini va a caer el día de salida, a pesar de todo lo que estoy contando.

Volviendo a la encuesta, la razón de los votantes de Mega Drive era que en su momento Sega hizo bien las cosas. Un “pro” que no tiene que ver con el tema de la votación si nos ponemos quisquillosos. A Saturn se le estigmatiza por ser el principio del final de Sega como desarrollador de hardware doméstico (que no del hardware arcade, pero ya os hablaré de eso en otra entrada). Pero es en la época Mega Drive cuando empiezan a cavar su tumba con add-ons como MegaCD y, sobretodo, 32x. Por esa regla de tres ¿Se podría decir que Mega Drive podría ser el comienzo del fin de Sega? Ya que es en esa consola donde se planearon esas expansiones, por lo que Sega no lo hizo tan bien como se cree, al igual que se dice de Dreamcast. Ésta última ni era la consola más potente de su generación, salió un poco a contrapié con ventas muy bajas en Japón y salió con carencias, como un mando deficiente o no incluir lector de DVD.

¿A qué me refiero y donde quiero llegar con este ejemplo que he contado? Básicamente por la importancia de las vivencias personales que hacen decantarse por una consola u otra. Me explico: el cerebro humano está hecho para “recordar” experiencias pasadas, asociar un recuerdo a un momento de nuestra vida. Por ejemplo (y poniendo un ejemplo en otro campo), al ver una fotografía de un monumento como la Torre Eiffel de París, una persona puede evocarle recuerdos felices como una luna de miel o malos recuerdos como podría ser un robo en París. En los videojuegos pasa igual, para alguien que vivió en plena época de Megadrive o Super Nintendo y fuera su primera consola, posiblemente recuerde esa época con mucho cariño. Para otros puede que sea una época que le pasara inadvertida o que optara por adquirir un 32X y atenerse a las consecuencias. A Saturn se puede aplicar esto mismo, se vendieron menos en nuestro país y, por lo tanto, el numero de usuarios que tengan buenos recuerdos será menor respecto a otra.

Como ejemplo tenemos en la tiendas una reedición de la Atari 2600 por AT Games (los mismos que se encargan encargaban de las Megadrive Flashback). Los juegos de esta consola han envejecido fatal, pero ahí está en pleno 2018 con un relanzamiento “premiado” porque en su época era la consola referente. No hay más que ver sus números: 30 millones de unidades vendidas. También hay mucho movimiento de homebrew en microordenadores como Spectrum (del que en nuestro país hay mucho “fan” y que personalmente no me va mucho) o MSX.

Parece que los del marketing de Sega sólo exista Megadrive

Volviendo al caso de Sega, está claro que Megadrive es el Let´s Dance de David Bowie de la compañía nipona (este año han sacado un nuevo recopilatorio de dicha consola y el año que viene sacan su versión “mini”), pero no hay que olvidar que también tiene su Ziggy Stardust. Sega sabe que Megadrive caló hondo y quiere que asociemos juegos como Sonic Mania a Megadrive cuando los desarrolladores del juego han comentado que tenían en mente hacer el Sonic que Saturn se merecía. Encima el motor del juego es compatible con Dreamcast.

En definitiva, el sentimentalismo, el pasado y nuestras vivencias pesan mucho. Tanto, que a veces nos impiden descubrir cosas igualmente buenas e incluso mejores.