Unas reflexiones sobre el PS5 Showcase

El 19 de noviembre disponible para los interesados. Yo, a día de hoy, no lo estoy

Por fin Sony ha movido ficha y ha dado a conocer el precio de sus consolas juegos, accesorios, y le ha dado tiempo a anunciar alguna que otra sorpresa. Y como ya cabía esperar, se ha dado a conocer la esperada la fecha de lanzamiento de Playstation 5. Tanto la compañía japonesa, como Microsoft están preparadas: empieza la nueva generación. Aunque en mi caso, me da la impresión que todavía van a medio gas.

Un pequeño repaso a los títulos que enseñaron

Pues pocas sorpresas hubo, salvo un Final Fantasy XVI que se vio todavía demasiado verde. Estéticamente me dejó bastante frío (pensaba en un principio que era un Dragon Age). Habrá que ver, pero sus responsables son los del exitoso Final Fantasy XIV, del que han cogido la estética, y los Dragon Quest Builders. El problema de esto último, es que la mayoría esperaba una dirección de arte y diseños a lo Final Fantasy VI o IX, y no algo tan genérico que bebiese tanto de un WRPG del montón.

Mención especial al sistema de combate, del que el responsable de su diseño dicen que es Ryota Suzuki, que al parecer trabajó en Devil May Cry V. Como digo, en este apartado parecía que todavía hay que ajustar cosas. Habrá que darle un voto de confianza, pero que los desarrolladores sean los del Creative Business Unit III me da a entender que esto va a ser una entrega menor. Estoy seguro que las siguientes entregas del remake de Final Fantasy VII contarán con mucha más importancia dentro de la estructura de la empresa.

Capcom estuvo presente. Lo que enseñó fueron trabajos de su división CPS1, el estudio interno centrado en sagas como Resident Evil o Devil May Cry, que principalmente sirven para seducir al mercado occidental. Y ambas sagas estuvieron representadas con Resident Evil 8 Village (que parece ser que continuará con la historia y jugabilidad de la séptima parte) y Devil May Cry 5 Special Edition (“refrito” barato de hacer, que incluirá el cacareado Ray Tracing y algún modo extra que también encontraremos en las versiones de la actual generación). Personalmente no me interesa ninguno en demasía.

Los first de Sony, como no, se llevaron bastante protagonismo. No he jugado a la anterior entrega de Spiderman, ni lo iba a hacer, por lo que esta “expansión “(que también sale en PS4) no termina de captar mi atención. Sobre Demon´s Souls, lo cierto es que no me dice nada al contrario que a la mayoría de gente que leo en Twitter. También es cierto que detesto este tipo de juegos. Siempre me han parecido toscos, lentos, torpes… nunca he visto esa supuesta genialidad que dicen que tienen. Parece que los de Bluepoint(los desarrolladores de este remake) están modificando demasiado la estética, a juzgar por lo que dice la gente que jugó al original.

Aparte de unos cuantos más títulos que se vieron de pasada, mostraron un juego de Harry Potter y un Call of Duty que no me puede interesar menos. Ambos intergeneracionales, como algunos de los estudios internos de Sony. Y otros de los que he nombrado a lo largo del artículo, también saldrán en PC. Para acabar, se mostró un mini teaser de God Of War Ragnarok(todavía está de moda la mitología nórdica en la industria cultural al parecer). Y yo, el de PS4, lo dejé a medias…

Me da rabia que no se me contagie el hype, pero por ahora no me llama nada de lo mostrado. Aparte los juegos de lanzamiento van a costar una pasta.

El tema precios

He visto muchas quejas hacia esta subida de precios del software. Lo cierto es que ahora mismo pagar 80 euros por un juego de salida es caro, aunque hayan habido épocas pasadas que ese precio no era tan raro. Pero es lo que hay cuando hay tantos usuarios que quieren más y mejor “de todo”. Los triple A cuestan lo suyo, los usuarios quieren esto y hay que recaudar de alguna manera. El problema es que, en mi caso, no he pagado más de 20 euros en más de un lustro. Y en mi situación actual, aparte de lo que he visto anunciado, no hay nada que me vaya a hacer cambiar de parecer a corto y medio plazo.


Viendo el precio de los juegos de lanzamiento, creo que se ha ajustado a la baja el de las consolas de nueva generación, por lo que se esperará recuperar el dinero mediante la venta de software. Lo cual no sería extraño. Sinceramente pensaba que el modelo con lector se iba a poner a unos 550 euros o más, pero que salga a 499 ni tan mal. El modelo “digital only” me ha dejado de interesar al saber el precio del soft. Por otra parte, se mantienen más o menos los números de los diferentes accesorios.

El enigma nipón

Para los amantes de los juegos japoneses estamos en un momento que recuerda más o menos a la generación de Playstation 3 y Xbox 360. En aquella época el mercado nipón se estancó de una manera inédita, por lo que los estudios empezaron a occidentalizar su estilo de una manera irregular para contentarnos. Esto hizo que Playstation 3 vendiese la mitad que su antecesora en diez años de vida, mientras que las portátiles como PSP y Nintendo DS se convirtieron en las elegidas para ese público interesado en el videojuego autóctono vendiendo, entre las dos, la cantidad astronómica de unos 50 millones de consolas.

En la actualidad vemos que Playstation 4 en casi siete años no ha conseguido rebasar los 10 millones de consolas vendidas en aquel mercado, y su software no ha acabado de despuntar, salvo Monster Hunter World y poco más. De hecho, y parece un poco “de coña”, la marca Playstation se ha convertido en una marca “nicho” del que Playstation 3, 4 y PS Vita han vendido respectivamente a un ritmo parecido al de Sega Saturn. Y lo mejor de todo es que la consola de Sega tuvo un pico de ventas todavía mejor en su punto álgido. En otras palabras: Sony está perdiendo relevancia en “casa”.

Ventas de la semana 36 del 2020 (agosto 31 — Sep 06) según Media Create. Hace pocos días incluso 3DS vendió más que PS4…

Comparando las tendencias de las máquinas de Sony en el mercado japonés, vemos que las ventas son cada vez peores, por lo que es de esperar que Playstation 5 seguramente venda menos que su antecesora. Y eso no es bueno para nadie. Por cierto, dudo que Xbox Series vaya a mejorar por mucho los paupérrimos resultados de One (poco más de 100.000 unidades vendidas en ese mercado).

Por lo tanto, tendríamos que estar mirando hacia Nintendo y su Switch, que está monopolizando las ventas de hard y soft en Japón. Pero hay un problema: las thirds no están por la labor de centrarse en ella. Ya sea por la divergencia de potencia entre las demás consolas, las ventas continuadas de títulos in-house o (y en esto tiene que ver lo anterior) las ventas “normalitas, tirando a malas” de versiones multiplataforma, está por ver si realmente Switch se convertirá en la nueva abanderada del videojuego nipón. Personalmente dudo que sea realmente así ¿La razón? Mandatarios de Sega, por ejemplo, abogan por una visión global. O ya hemos visto que Capcom está apostando fuerte con PS5. Por lo menos parece que Sony va a mimar esta vez a los japoneses, empezando por no repetir la treta que hicieron en aquel mercado al sacar a PS4 medio año después que el resto del mundo. Aunque ahora que lo pienso, el PS5 Showcase se ha emitido de madrugada en ese país.

En fin…

Espero mucho de esto, quizá demasiado.

…que no dudo que vayan a salir juegos que me interesen. Pero por ahora realmente no se ha anunciado nada que me haga dar el salto y gastarme 500 euros más el montante de los juegos que sean. Habrá que ver en el próximo Tokyo Game Show, del que escribiré mis impresiones de lo que se mostrará. Espero que entonces cambie el tono pesimista que denota este texto. Y es que a día de hoy creo que Series X se ajusta más a mí, pero falta saber qué camino van a seguir los estudios que me interesan. Es que incluso veo que Sony va un pasito por detrás en lo que sería el servicio Game Pass…

Víctimas del hype o la necesidad de estar a la última

Vivimos un comienzo de año muy bueno en cuanto a juegos y todavía no nos hemos recuperado del final del anterior. Dos juegos muy esperados para los jugadores veteranos acaban de salir. Ya sabéis de qué hablo, Kingdom Hearts III y el remake de Resident Evil 2 están siendo la “comidilla” del sector. Y claro, no hay mas que entrar en foros con los usuarios ansiosos por saber si el embargo ha acabado ya, la nota que lleva en Metacritic, poner la foto con la enésima edición especial del juego, entre otros rituales.

La sociedad es en la que nos ha tocado vivir es así, necesitamos estar a la última. Las redes sociales, foros y las decenas de podcast nos hacen querer que nos sintamos identificados para poder opinar de lo que se habla (como en este caso, sin ir mas lejos). Vaya, tener un sentimiento de pertenencia y asumir que eres lo que tienes. Si no tienes el último juego que ha salido, no eres parte del grupo. Para no quedarte fuera, te lo compras. Otra víctima del hype, el marketing y otros -ign que pueblan nuestro vocabulario. Ésta sensación de pertenencia se ve acentuada en la era Internet.

Los datos que recogen en Twitter sobre el tema son bastante interesantes. Hace no tantos años sólo teníamos a nuestro grupo de amigos aconsejándonos sobre que juego comprar y cual evitar. Ah, y nos prestábamos los juegos.

Yo ya no tengo (tanta) ansia por tenerlo todo, hace bastante que no compro un juego de salida. Creo que el último lanzamiento que me compré fue el Pokemon X para 3DS, en octubre del 2013. Desde entonces he esperado hasta las (cada vez más prontas) rebajas del juego de turno. Y sin ninguna prisa. A los pocos meses de la salida del producto la devaluación es demasiado acusada para que, el enterado del mundillo, pique de buenas a primeras. Y lo que es más sangrante es que al año sacan la versión completa con todo el contenido de aquel juego tan esperado ¿Quién no sabía que, por ejemplo, Fallout 4 no iba a tener «chorrocientas» expansiones que acabarían en una edición Game of the Year? (que ni siquiera el juego de Bethesda se merece dicha distinción…).

Víctimas del hype

Luego está la sensación de querer pertenecer a toda la comunidad que juega al juego al mismo tiempo, no es lo mismo jugar a Resident Evil 2 ahora que está toda la comunidad jugando que dentro de unos meses. Por ejemplo, hasta el Twitter de la Policía Nacional ha escrito sobre Kingdom Hearts III. ¿Cómo nos a vamos a permitir que en todo nuestro entorno se esté hablando de un juego sin que tomemos parte de dicho momento?

No está de más darse un capricho, pero esto de los videojuegos no es un hobby nada barato si no esperas a las numerosas ofertas que hay. Que la gente compre de salida sí que es algo que nos beneficia a todos, si no sería insostenible. Pero hay que comprar con cabeza.

Cada vez hay mas gente que hace como yo, dejando aparte el adquirir juegos rebajados, es el intentar “bucear” en el catálogo de cualquier máquina que tengamos cogiendo polvo. Por ejemplo, en mi caso, compré en el año 2009 una PsTwo (ya veis, teniendo Dreamcast, Gamecube, Game Boy Advance y Xbox y la 360, no me hacía falta una Ps2). Sin embargo me he dado cuenta que tengo que acabarme títulos que dejé a medias (Persona 4 u Okami, por ejemplo), otros que me llaman la atención (Odin Sphere) y otros que, entre una cosa u otra, no se ha dado el caso (Virtua Fighter 4: Evolution). En el caso de las otras consolas que he dicho, igual; y básicamente en todas las consolas que tengo SIEMPRE habrá algo que me acabe llamando la atención para hacerme con él.

La devaluación del producto

Antes he dicho que el último juego que adquirí de salida era un Pokemon de 3DS. Recuerdo el Mario 64 en NDS, en pleno 2012, costando como un juego de salida por lo que venía avisado, el Pokemon de marras no iba a bajar de precio en lustros, así que compré el juego de salida. Como hice con los juegos que acabé comprando para la portátil de Nintendo. Ya sabéis, la dichosa política Nintendo. Por lo menos, los 10 juegos que me compré en aquella época, me los acabé.

En la actualidad es muy fácil hacerse con juegos que acabarán sin ser terminados. Hay una clara tendencia a acumular juegos pendientes, y desde entonces no hay tanta necesidad de gastarse el dinero en juegos de salida. Pero cuidado, no estoy diciendo que me parezca una tontería hacerse con una novedad, sino aquella gente que compra el juego recién sacado para meterlas en la lista de espera (que la hay, como podremos ver al final del artículo). Finalmente ese después nunca llega, y nunca llega porque ese juego realmente no entraba en los planes del comprador.

Los ahora llamados «Juegos Servicio» como Overwatch pienso que se justifica más su compra desde su lanzamiento. Imagen de StuartNG.

Yo creo que es algo normal que si a una persona le gustan mucho los videojuegos sienta la la necesidad de estar “a la última”. El tema es cuando eso está reñido con el tiempo que en verdad se tiene para dedicar a los videojuegos; hay gente que teniendo poco tiempo es más “cerebral” y gestiona mejor esa emoción, pero otros son más “pasionales” y no se pueden resistir. Son formas diferentes de vivir una afición. Y claro, aquel target que paga de salida, posiblemente, es el que da más beneficios al sector, como ya he dicho. Y claro, para el caso de Kingdom Hearts III hay una buena excusa para comprarlo de salida (se anunció para Playstation 3 y lleva un retraso de 13 años). Yo igual caigo con Shenmue 3, que es un caso aún más sangrante.

Pero en general es complicado, para qué negarlo.

No me acaba de convencer lo que se ha visto del juego del Maestro Suzuki, pero nos podemos dar con un canto en los dientes. Shenmue III por lo menos ya existe.

Si total, ni se pasan los juegos

Justamente al escribir éstas líneas acabo de ver que ha salido un estudio que hace una muestra del porcentaje de jugadores que han terminado un juego en Playstation 4 (ojo, los datos se refieren a superar la historia principal, no de hacerse con todos los trofeos). Uno de los lanzamientos estrella del último trimestre como Red Dead Redemption 2, los datos revelan que sólo uno de cada cinco que se lo han comprado se lo ha terminado pasando; otro ejemplo es Dead Cells o Blinding of Isaac, juegos de los denominados indie, del que un 15% ha sido capaz de llegar hasta el final del primero y un 22% al segundo (¿se explicaría que son juegos de precio algo más bajo y muchos se lo compran por comprar?).

Caso bastante sangrante, y más al precio bajo que tenia desde su salida.

Como dicen en el mismo estudio, juegos largos como la última entrega de Assassin´s Creed (24,6% que lo han completado) o Persona 5 (34,8%) son títulos demasiado largos para la mayor parte de la gente. Pero lo mas curioso es el caso de Crash Bandicoot N´sane Trilogy, el cual sólo ha sido completado un 12,6% de usuarios. Ya hablé en su momento sobre el recopilatorio de Megadrive, me pregunto cuánta gente se habrá pasado un sólo juego de los que incluye.

Y la mayoría, seguramente, habrá adquirido el juego de salida.

En fin, lo que hace la nostalgia. Aunque parece que a Sony se le ha atragantado dicha nostalgia con su mayor fracaso desde PsVita: Playstation Classic Mini. Y lo que hace el hypeporque con la que se lió con God of War (53,6%), Uncharted 4 (41,7%) o Spiderman (50,3%), en cuanto a ventas, crítica y foros, sólo en torno a la mitad de los compradores se lo han terminado, según los datos recogidos.

La verdad es que vivimos en una época de incertidumbres, entre las numerosas ofertas que hay en las diferentes plataformas, los servicios de «alquiler» como el Game Pass de Xbox y el próximo PsNow hacen que comprar juegos de salida sea cada vez mas inexplicable si no es un lanzamiento muy esperado. También la ajetreada vida de nuestra sociedad junto a, la extensión de los juegos en la actualidad y el poco tiempo del que disponemos, hace que más de una persona empiece a reflexionar en qué mundo vivimos y que hace aquí.

Aunque quizá toda esta entrada tenga algo de autoconvencimiento por no haber nacido rico y no poder comprarme todo lo que quisiera.